sábado, 15 de junio de 2013

LOS MEJORES POLVOS DEL CINE







El sexo siempre suele resultar polémico, especialmente cuando es más explícito, pero no se puede negar su atractivo y el morbo que despierta en el espectador. Por ello es hora de que en Cinemelodic dediquemos una pequeña entrada a homenajear esas películas, unas mejores y otras peores, que tienen escenas de sexo brillantes, seductoras, morbosas, calientes y lo suficientemente explícitas ahora que la primavera nos altera.



Monster’s Ball (Marc Forster, 2001): Dos soledades buscándose y chocando sexualmente y en múltiples posturas. Una escena de sexo arriesgadísima, desoladora, apasionada y triste de dos seres rotos que se encuentran. Una de las escenas de sexo más atrevidas y que mejor han mostrado la unión de dos soledades. Excelentes Halle Berry y Billy Bob Thornton.






-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


La chica del gángster (John McNaughton, 1993): Tras una primera experiencia con la neumática y sensual Uma Thurman, donde el bueno de De Niro no dio la talla, se resarcirá en una magnífica escena de cama íntima, intensa y muy bien interpretada. Autosatisfacción, ego reparado y amor naciente.





-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Instinto básico (Paul Verhoeven, 1992): Aquí es difícil coger uno, desde el inicial con asesinato incluido a cualquiera de los que protagonizan Michael Douglas y Sharon Stone, aunque no sea juntos. Un festival del polvo que convirtió en mito erótico a Stone, que podría dar para una sección de este estilo ella sola, como Rebecca de Mornay o Mickey Rourke, del que hablaremos a continuación, por poner algunos ejemplos.




 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El corazón del ángel (Alan Parker, 1987): Sexo demoniaco y desenfrenado, una escena perturbadora protagonizada por Mickey Rourke, un clásico del erotismo ochentero, la mayoría de las veces un tanto chusco y cutre, con exceso de esteticismo, y una sorprendente Lisa Bonet. Una escena desasosegadora que no dejó indiferente a nadie. Mickey Rourke fue pródigo en el erotismo ochentero, a menudo con bodrios. Para el recuerdo quedan "9 semanas y media" (Adrian Lyne, 1986) u "Orquídea salvaje" (Zalman King, 1990).






 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



El cartero siempre llama dos veces (Rob Rafelson, 1981): El cine negro desatándose en pasión. Jack Nicholson montando a Jessica Lange en una mesa, embadurnándola de harina y beneficiándosela hizo que jamás la harina, las cocinas y las mesas se vieran con los mismos ojos. Las ideas que ha dado esa escena al mundano mundo del sexo cotidiano son incalculables. Todos en algún momento han querido probar el seductor poder de la harina. Las manos, la masa… ya se sabe. La tórrida relación que se sugería en la cinta original de Tay Garnett se explicita una vez la censura alivió presiones. Se comentó que quizá hubo más que sugerencia en la escena, vamos, que el realismo fue máximo...






-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Fuego en el cuerpo (Lawrence Kasdan, 1981): El cine negro siempre ha tenido un componente sexual indudable, tórrido, la temática sexual siempre ha estado ligada a él, pero la censura no permitía en la época clásica pasar a lo explícito. Kasdan trasladó toda la sexualidad contenida en el noir sin concesiones. El calor, el sudor, los contundentes encuentros frenéticos y apasionados de Turner y Hurt entonaron e hicieron sudar de lo lindo a los espectadores. Escenas muy explícitas, con un gran morbo y sensualidad.






-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El nombre de la rosa (Jean-Jacques Annaud, 1986): La iniciación al sexo. Pocas veces se ha logrado con tanto acierto transmitir la fascinación y la iniciación al sexo como en la escena que rueda Annaud con Christian Slater y Valentina Vargas. Sucio, nuevo, misterioso, morboso. Una soberbia escena.


 





-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El Lector (Stephen Daldry, 2008): Kate Winslet despertando sexualmente a David Kross, la experiencia de la madurez enseñando todos los secretos del sexo a la juventud. Espectacular Winslet en escenas tremendamente atrevidas y explícitas.






-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Los señores del acero (Paul Verhoeven, 1985): Una bestial violación a la morbosísima Jennifer Jason Leigh, que le coge el gusto al tema del sexo una vez desvirgada, y lo utiliza como medio de supervivencia. Una escena que difícilmente dejará indiferente.






-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una historia de violencia (David Cronenberg, 2005): Sorprendió la crudeza y sinceridad de las dos escenas sexuales de esta magnífica cinta de David Cronenberg, descarnadas. Una romántica en una cama y otra en un choque apasionado en las escaleras. Arriesgados y magníficos Viggo Mortensen y Maria Bello. Sin complejos.







 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Lazos ardientes (Hermanos Wachowski, 1996): Una de las mejores escenas lésbicas que ha dado el cine, y una de las más explícitas. Cuando todo parece que culminará con un discreto plano lejano, un travelling circular nos enseñará todo el meollo, Jennifer Tilly y Gina Gershon pasándoselo pipa.




-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Átame (Pedro Almodóvar, 1990): Una Victoria Abril que no puede resistirse a los encantos del pirado Banderas, a pesar de ser secuestrada. Una escena de cama que muestra las portentosas dotes sexuales de los actores, capaces de encadenar varios polvos seguidos.




-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



 
Deseo, peligro (Ang Lee, 2007): El sensible e imprescindible Ang Lee también tocó el erotismo con acierto en una estupenda película que contiene unas escenas extensísimas y tremendamente explícitas, de las que se habló que quizá fueran reales, como en tantas ocasiones. La sensibilidad y sensualidad más rotunda en escenas que te dejarán con la boca abierta.



25 comentarios:

  1. Jajaja!!!! Buena selección!!!!

    Solo cuatro sin ver. Habrá q poner remedio…

    ;-P

    Gracias Dusty, digo, Sambo!!!

    ResponderEliminar
  2. Dicen que las duchas frías son buenas. ¡Ale, ya sabes! ¡o ya sabemos!

    Algunas he visto, otras no.

    ¡Y ahora me has puesto a pensar en películas subiditas de tono...!, si veo que no salen en tu lista, te las soplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pon las que te gusten o recuerdes, esto es sólo una muestra de algunas que me parecen notables.

      Atentos estaremos.

      Eliminar
  3. Hay que venir con apuntes a tu blog, masyrt.

    Gran trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te ha gustado, gran Taillon? Un saludo y muchas gracias, crack.

      Eliminar
  4. no he visto ninguna. Bueno, creo que la de Almodóvar, pero no estoy segura.

    María (nerodu)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja entonces has quedado sorprendida por completo!

      Un saludo, María.

      Eliminar
  5. El polvo del final de El corazón del ángel con la hipnótica Lisa Bonet (el Bill Cosby debió quedarse con la boca abierta jeje) se me quedó en mi inocente cabecita cuando lo ví con 10-11 años en una sesión programada en la 1 un sábado (me acuerdo de ese detalle jaja). A mí es el que más me gusta por lo físico y apasionado (un poco maso) de su puesta en escena.

    Otro de los que me gustan muchísimo es el de Donald Sutherland con Julie Christie en la obra maestra de Nicolas Roeg Amenaza en la sombra. Buenísimo y muy erótico, muy años setenta. Si alguién no lo ha visto puede verlo e youtube (creo), aunque lo mejor es ver la peli entera, que es de las que más me gustan de Roeg. Muy perversa y tremendamente similar al cine de Lynch.

    Un abrazo. Rubén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy acertada la mención al polvo de Sutherland y Christie, muy desconocido y del que también se habló que hubo algo más que fingimiento jajaja.

      Influye mucho el impacto en estas cosas como dices, se te quedan grabados y su influjo no se va nunca.

      Un abrazo, Rubén

      Eliminar
    2. El Sutherland es otro de los que las mata callando. También disfrutó lo suyo con un polvazo en El ojo de la aguja, donde una inocente ama de casa inglesa, cansada de no disfrutar del sexo por tener un marido discapacitado se lo montaba y bien con el espía nazi Sutherland. Unos crían la fama y otros cardan la lana...

      Rubén

      Eliminar
    3. Muy cierto Rubén, un polvo que me gusta bastante además. No lo hacía mal Sutherland, no jajajaja

      Eliminar
    4. Pues sí, cuando entré a ver la lista creía que esa escena estaría sin duda. Haces bien en recordarla, Rubén.

      Eliminar
  6. Muy buena elección de escenas Mr.Sambo!!Hace poco vi Monster´s Ball y me pareció una maravilla ese momento; también me sorprendió mucho la de "Una historia de violencia". Otra maravilla. Y me he acordado de una "a lo Polanski". La de su querida mujer,Emmanuelle Seigner y Peter Coyote en "Lunas de hiel": empezaba la escena en la cocina, ella echándose la leche por el cuerpo (al fondo una tostadora echando humo) y continuaba en el cuarto de baño (él afeitándose, navaja, corte que le hace ella) y termina en la ducha... Como digo, era muy Polanski :-)
    Tienes que escribir más post de este tipo que se ve que los lectores comentan más.
    Buen domingo!!
    Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja gran escena la de Polanski, cierto!. Sí, ya sabes, pero entiendo que no es tanto un blog de comentarios, suele ocurrir que en estos culturales son más de consulta y tal. Los de politica y deportes tienen el debate que sube el número de comentarios y en los de nuestro tipo no se da tanto... Supongo que es lógico y cuento con ello.

      En cualquier caso la provocación siempre es buen aliciente, así que haremos más jajajaja

      Un beso, Patricia.

      Eliminar
  7. Estupenda lista . Si hay una versión 2 . Yo añadiría “ Herida" , “ Amante " y “ El último tango en París " . Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magníficos aportes y escenas espléndidas! Muchas gracias!

      Eliminar
  8. Los señores del acero, que peli más mítica.

    ResponderEliminar
  9. Excelente lista. Mi favorito, el de Viggo y Maria en las escaleras tirando por tierra toda la ternura que se habían demostrado en el primero. La violencia no está sólo en las pistolas. Alquien por ahí arriba ha hecho sugerencias para la versión 2. Yo añado a Al Pacino y Ellen Barkin quitándole el gotelé a la pared en "Sea of Love" gracias a un poderoso afrodisiaco: el miedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Quitándole el gotelé" jajajajaj. Grande Marifé. La escena de Viggo y Maria es tremenda, las dos.

      Cierto que el miedo es un poderoso afrodisiaco, gran reflexión.

      Un saludo, Marifé.

      Eliminar
  10. Querían redecorar su vida y descubrieron una buena manera de hacerlo... ahorrándose la pasta del pintor, jejeje
    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Ciertamente no se me ocurre una forma mejor jajajaja. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Gran entrada, Mr., has estado acertado.
    Unas cuantas he visto ya, me sorprendió agradablemente ver el de El nombre de la rosa, gran película en general y gran escena en particular.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Pablo. Esa escena de marcó cuando era un inocente pequeño, aún lo soy, pero quizá algo menos jaja.

      Un saludo.

      Eliminar