jueves, 19 de enero de 2012

CORMAC McCARTHY: The Road

LITERATURA






"The Road" tiene una prosa áspera, seca, que encuentra poesía en la desolación y lo apocalíptico, en lo rudo, un estilo poético árido, crudo, sin concesiones, una poética sin alardes ni adornos que aparece en todo momento en un estilo fundido, cohesionado, de belleza devastada, asolada.
Encontrar una lírica no ya en lo que retrata, que no la hay, sino en la forma de narrarlo siendo tan seco y sin concesiones, es de un talento excepcional. Belleza literaria en el terror de lo retratado, belleza literaria en la propia falta de búsqueda de esa belleza.
El libro no tiene concesiones y desarrolla la relación de un padre con su hijo, y las opciones ante el desastre sin alardes. La esperanza, la lucha y el sacrificio, el modelo de pureza que representa el niño, la humanidad que se va perdiendo al perderse los referentes. Todo es de una complejidad extraordinaria que provoca el nudo en la garganta, un nudo arenoso y seco.
La recreación de un mundo post apocalíptico, devastado, donde los referentes morales y civilizados han muerto y sólo existe el “sálvese quien pueda”, es escalofriante y sombría. Tan solo la figura del chico, una luz de pureza, un dios, que aún conserva las enseñanzas que sus padres le inculcaron desde que era pequeño, conserva y es a la vez, referente moral de un mundo acabado, un referente que supone una esperanza y a lo que se agarrará ese padre, que le enseñó esos principios, cuando él mismo titubea en su humanidad.
El lúgubre, gris y deshumanizado mundo que recrea McCarthy sólo muestra atisbos de belleza en ese crio y en su relación con el padre, una belleza también literaria en medio de cenizas que no reconforta y se congela, o se quema, en el mismo instante de apreciarla.
Leer a Cormac McCarthy no es tarea sencilla, su peculiar forma de estructurar las frases, omitir elementos de las mismas, alterar el orden más tópico etc. hacen una experiencia gratificante y a la vez compleja de su lectura. Cada momento, cada línea, es una sorpresa que requiere completa atención y concentración del lector.
Una de las grandes novelas de los últimos años.
Los grandes temas y desarrollos están tratados en la crítica de la magnífica adaptación cinematográfica del año 2009, realizada por John Hillcoat. La obra literaria es más seca y ruda si cabe.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada