martes, 4 de agosto de 2015

Crítica: INTERSTELLAR (2014) -Parte 2/4-

CHRISTOPHER NOLAN













Nolan siguiendo a Spielberg.

Se sabe que en un principio el proyecto iba a estar dirigido por Steven Spielberg, desde luego el guión que se encargó a Jonathan Nolan tenía muchos elementos que encajaban a la perfección con el magnífico director americano. Rigor científico y físico en todo momento era la petición, se debía pasar por el examen de Kip Thorne para su aprobación. Spielberg se cayó del proyecto... y llegó Nolan.

-Nolan no es buen narrador, no lo ha demostrado hasta ahora, pero en esa primera parte, siguiendo la senda de Spielberg y su “Encuentros en la 3ª fase”, se redime por completo a este respeto. Lástima que en la segunda parte de la película, con el viaje espacial, la más nolaniana precisamente, se pierda.

Esta idea spielbergiana queda reforzada con la presencia de la hija de Cooper, Murph. La imprescindible mirada infantil del cine de Spielberg queda aquí representada por este personaje que, sí, cree en las hadas, lo que le impulsará a ser mejor científico.


-La familia como núcleo de todo, trascendiendo lo universal o colectivo, para definir la esencia de la vida y las motivaciones, es otra idea muy spielbergiana.




-Los poltergeist que suceden en la habitación de Murph impulsarán la curiosidad de la niña, así como definirán su carácter, una creyente de espíritu científico. Siguiendo con Spielberg, “Poltergeist” (Tobe Hooper, 1982) fue una producción suya donde también participó en el guión. Así, en la habitación de Murph, el supuesto fantasma, que por desgracia resulta muy previsible de quién se trata, dibujará formas con el polvo, aparentes mensajes binarios, coordenadas, lo que vinculará a padre e hija de una manera total, cobrando todo su sentido y dimensión al final, aunque se ve venir desde ese mismo inicio. Vínculo entre la hija soñadora y científica y su cerebral padre.

-Juntos vivirán su particular “Encuentros en la 3ª fase”, y es que toda esta parte, con las coordenadas descubiertas en el polvo en la habitación de Murph y el descubrimiento de una NASA clandestina, que se mantiene oculta porque estaría mal visto que en esa situación de crisis y precariedad se descubriera un gasto en investigación espacial en vez de en comida, como es lógico, o no, nos llevan cerca de la película de Spielberg




-La idea del amor como vertebrador de todo, como vínculo familiar, como elemento reparador, sanador, unificador, es un tema que también vemos mucho en Spielberg. Una recomposición que además se produce a través de una aventura, un viaje, la estructura de búsqueda tan querida por Spielberg y que fundamenta la narración de “Interstellar”. El amor como utilidad ¿social? como reflexión. Creer, no entender.

El amor es lo único que somos capaces de percibir que trasciende las dimensiones del tiempo y del espacio”.

Un padre y una hija.

La relación entre Cooper y Murph, padre e hija, Matthew McConaughey y Mackenzie Foy, es la más entrañable, encantadora, emotiva y sentida de toda la filmografía de Nolan. Deja momentos y escenas maravillosas.




Su evidente complicidad, la ternura de sus gestos, los vínculos sutiles, hacen de esa relación algo especial. Son dos personas muy parecidas en cuanto a su carácter, inconformistas, curiosos, pero de esencias distintas, ella es más soñadora e idealista, por eso será “la elegida” finalmente.

Hay momentos y escenas muy bellas juntos, así como otros desgarradores.




La escena de la despedida entre padre e hija es la mejor escena dramática que ha rodado Nolan. Dura, emotiva y desgarrada, con un magnífico Matthew McConaughey. Lástima el doblaje de la niña.



No dejes que me vaya así”. “Voy a volver”.

Hay un detalle que me parece de los más conmovedores de toda la película. Es cuando el padre se marcha en la furgoneta y revisa bajo una manta si su hija se oculta, como hizo cuando fue al recinto oculto de la NASA. Un último atisbo de esperanza para recibir la despedida cariñosa de su hija tras la traumática separación. Un momento maravilloso.



Hasta la primera aventura, en el planeta inundado, la cinta resulta poco espectacular, sobria, de una narrativa sensacional, perfecta, muy bien narrada, clásica y muy efectiva. A partir de ahí, de la mitad de la película, Nolan se pierde en vaguedades, anécdotas y episodios intrascendentes y arbitrarios, aunque puedan resultar entretenidos.

En consonancia con el mundo Nolan.

Interstellar” es una película profundamente nolaniana, con todos sus matices, nuevas propuestas y concepción en el tono. Podemos encontrar un buen número de sus habituales constantes y obsesiones, así como muchos de sus habituales defectos.



-Los juegos temporales, el uso del tiempo de múltiples maneras, desde la relatividad al diálogo entre pasado y futuro, son un elemento clave en el cine de Nolan. “Memento” (2000) y su fragmentación narrativa y narración inversa; la trilogía de Batman y su extensión en el tiempo con flashbacks incluidos; “Origen” (2010) y su manipulación y relativización temporal según el nivel de sueño; los tormentosos flashbacks de “Insomnio” (2002)… Las estructuras fraccionadas en las narraciones son pieza clave del estilo de Nolan, aquí tenemos un evidente ejemplo en ese diálogo entre pasado, presente y futuro.



En “Interstellar” tendremos juegos temporales, donde pasado y presente dialogan con el futuro, con esos planetas donde cada segundo de vida son varios meses en otro, con la fragmentación narrativa que implican las entrevistas que vemos intercaladas en la narración a modo de flashforward…






-Como en “Origen” (2010) la relatividad según la dimensión, el sueño o la galaxia en la que estés hace variar la concepción del tiempo, así tras el salto por el agujero de gusano, en el primer planeta que visitan, cada hora equivaldrá a 7 años fuera de ese planeta. Juegos temporales, puro Nolan.





-La muerte del cónyuge, una de las constantes más curiosas y llamativas en el cine de Nolan. La muerte de un ser querido, a menudo la mujer del protagonista. Así es en “Memento”, “Origen”, “Batman”… y vuelve a ser un elemento importante en la narración de “Interstellar”. Una muerte que se convierte en motor invisible y motivador de los personajes. Curiosamente, la mujer de Cooper fallece por un quiste cerebral, lo que puede ser un guiño a “Origen” y las peligrosas ideas que germinan en las cabezas, que provocaron finalmente el suicidio de la mujer del protagonista. La muerte en general siempre es una constante esencial en Nolan. La muerte aparente es un extravagante recurso que aparece de manera sorprendente en todo el cine de Nolan, de hecho a Cooper se le dará por muerto, como a toda su expedición. El doctor Mann (Matt Damon) resucitará de entre los muertos, como se verbaliza…



-La diversificación de mundos o personas, doblados o desdoblados, es otro tema muy utilizado por Nolan, así lo vimos en muchas de sus películas. Vimos seres doblados en “Origen”, en “El truco final”... Aquí veremos a Cooper desdoblado en su yo pasado y su yo presente. Incluso veremos doblada, recreada, su granja, esa que odia, en el futuro.



-Su estilo geométrico se mantiene, incluso en los planetas que visitan los expedicionarios, pero sobre todo en las naves. Al final vemos un mundo con casas boca abajo, como en “Origen” (2010), en un partido de béisbol, juego que bromea con el paso del tiempo.







-Nolan vuelve a cuestionar la naturaleza de la realidad, de lo que percibimos, a través de agujeros negros y la relatividad en esta ocasión.


-La mentira, el engaño, que se toman como una realidad más incluso, son piezas clave en las tramas de Nolan. Aquí tendremos varias que son importantes, la de Caine para convencer a los expedicionarios y la de Damon para escapar del planeta helado.

- El amor, el amor como vínculo irrompible, como utilidad social, como nueva dimensión, una dimensión casi intangible y capaz de superar a todas las demás. Sobre eso se reflexiona en “Interstellar” también. Amor casi científico. La idea de Dios, de amor.




-El instinto de supervivencia, manifestado de múltiples maneras, como ambición de saber, como mezquindad, como rebeldía o ira… es otro interesante tema que se aprecia en el film.


-El pasado vinculador vuelve a aparecer en “Interstellar”, un elemento esencial de todo el cine de Nolan. La memoria y los trastornos que esta provoca, confundiendo hechos, amoldándolos a las preferencias de los personajes, tiene siempre importancia en su cine. Aquí es menos importante con esos recuerdos por la muerte de la esposa de Cooper y el de sus hijos abandonados en la Tierra. Del mismo modo la vejez y el miedo a la muerte es otro tema recurrente en su filmografía.

-El sentimiento de culpa y la búsqueda de redención, habituales en los títulos de Nolan, también se aprecian en el Cooper que interpreta Matthew McConaughey.


-Los personajes de Nolan nunca son inactivos, siempre van hacia delante, se equivoquen o no, como Cooper. Eso sí, suelen ser dependientes, de sus traumas, de sus seres queridos, de sus recuerdos…

-La reunión familiar es otro objetivo habitual en los personajes de Nolan, reunión o paz familiar. Así lo vimos en “Origen”, es la base de “Batman” o de “Memento”…


-Un elemento como el agua, muy presente en “Origen”, suele tener bastante presencia en los mundos de Nolan. Desde "Memento" y el baño donde muere la mujer hasta “El truco final” (2006) y esas urnas donde se ahogaban los dobles de Hugh Jackman...