jueves, 8 de marzo de 2012

Crítica: LA ISLA DE LA MUERTE (1945)

MARK ROBSON








 Producción de terror de Val Lewton dirigida por el correcto Mark Robson y protagonizada por el mítico Boris Karloff.

Película irregular que va de menos a más, con un comienzo interesante y un desarrollo excesivamente convencional pero que acaba con un último tercio estupendo.

Un grupo de personas están en cuarentena en una isla griega por una plaga de septicemia, entre ellos un general, un periodista y varios nativos que vivían en la isla, dicha plaga irá haciendo mella y causando la muerte de varios de ellos.



Robson mezcla diversos ingredientes en esta cinta de terror y suspense, una cuarentena, una plaga, supersticiones ancestrales… pero no logra que funcionen hasta el último tercio. Hasta ese momento la película va dando tumbos, centrándose en la cuarentena pero insinuando aspectos de la superstición de la Vorvolaka, y donde se van produciendo muertes producto de la plaga de septicemia de forma convencional y sin excesiva cohesión ni fuerza dramática. Cuando la historia adquiere un tono más fantástico, con la “resurrección” de la señora de la casa, la película cobra fuerza. 



Esa desviación en la historia tarda, quizá, demasiado en llegar, y si bien denota esa falta de cohesión mencionada y de fluidez, acaba dotando de verdadero interés a la cinta. Las escenas del ataúd son escalofriantes y las escenas por la isla con las apariciones fantasmagóricas de la Vorvolaka son espectaculares, desde la ambientación a la fotografía, desde el sonido de las gotas de agua que suenan en la cueva donde está el ataúd al del viento que sopla por la isla en la noche, desde las sombras y apariciones a los sonidos y quejidos lejanos, es decir, una parte final sensacional y bastante estremecedora, con toques de genialidad.




Es una pena que la película tarde tanto en centrarse o en encontrar su verdadero destino o sentido, pero a pesar de sus defectos no se puede negar su interés. Karloff está muy correcto y una vez más su poderosa presencia aumenta el interés de la obra. Una de las favoritas de Scorsese.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada